24.3 C
Yucatán
domingo, abril 21, 2024
HomeMéridaDE POLÍTICA Y COSAS PEORES.- Remedio extraño

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES.- Remedio extraño

Date:

Noticias

Cosas que eclipsan nuestras vidas: un análisis desde la psicología

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre las cosas que eclipsan nuestras vidas

La esterilización

El MVZ Fidel León Sánchez, uno de los mejores veterinarios en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre la esterilización en las mascotas

La Mujer en el Diván

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre la mujer en el diván

¿Parque temático de ‘Dragon Ball’?

La productora japonesa de animación Toei Animation anunció este...

¡Terror en Rusia!: Ataque en sala de conciertos deja decenas de muertes

Este viernes se registra la muerte de varias personas...

Catón

Armando Fuentes Aguirre "Catón" Autor
Armando Fuentes Aguirre “Catón”
Autor

Hoy aparece aquí “El chiste más pelado del año”. Antes de entregarlo a las prensas lo mostré a mis editores. Todos me dijeron que ese cuento era indecente, indecoroso, impúdico, pornográfico, escandaloso e inmoral. Y añadieron: “¡Hay que publicarlo!” Advierto a mis cuatro lectores que la lectura de esa badomía puede llevarlos a perder el último resto de inocencia que habían logrado conservar. Sin embargo este escribidor suele despedir el año con un relato descuajaringado -o sea descuidado, sin aseo- y descuadrillado, vale decir que sale de la cuadrícula de lo convencional. Así el amanuense puede empezar el nuevo año sin la carga de esa desmesurada picardía, final tirlanga del año que se va; majadería que se olvida antes de terminar el primer día del que llega. A fin de preparar el ánimo de mis cuatro lectores para la lectura de esa vitanda narración narraré antes otro chascarrillo igualmente sicalíptico… La madama de la casa de mala nota les anunció a sus clientes que tenía una nueva pupila, de belleza singular. La rifaría entre ellos. Había 10 boletos, y cada uno costaba mil pesos. Tras ver a la hermosa joven uno de los parroquianos le pidió a la madama: “Deme todos los boletos”. “¡Ah, señor Crésido! -le dijo ella-. ¡Usted se la quiere sacar!” Respondió el otro: “Todo lo contrario, señora. Todo lo contrario”… (No le entendí)… He aquí, ahora, el chiste más pelado del año.

Su título es: “Extraño modo de remediar la disfunción eréctil”… Don Languidio Pitocáido, senescente caballero, sufría mucho por la falta de fuerza en su entrepierna. Desde hacía bastante tiempo no podía izar el lábaro de su varonía, otrora enhiesto pendón de vigoroso másculo. Recurrió a todos los medios a los que se atribuyen cualidades fortificadoras. Se sometió a una dieta de hueva de lisa -la de Campeche es la más vigorizante-, que combinó con tres docenas de ostiones cada día, acompañados con generosas dosis de licor de damiana. A ese régimen siguió otro a base de criadillas, o sea testículos de toro. Las comía mañana, tarde y noche. Luego consumió galones y galones de tisana hecha con la hierba llamada “garañona”. La usan los recios hombres de la frontera norte cuando sienten que su reciura va amenguando. En textos quizá apócrifos se dice que esa hierba la empleaba el rey Salomón para hacer frente a su compromiso de tener 500 esposas y 500 concubinas. Por lo que hace a don Languidio inútiles fueron sus empeños: ninguno de esos específicos de la farmacopea popular dio el resultado apetecido. ¡Pobre señor! Si hubiera conocido la existencia de las miríficas aguas de Saltillo, con un centilitro de esa taumaturga linfa habría tenido para ver enflechado otra vez su arco. Una vez oí esta cuarteta picaresca que posee una gran dosis de verdad: “Al final de lo vivido / solamente contarás / lo comido, lo bebido, / lo reído y… lo demás”. Pues bien: el señor Pitocáido quería estar en aptitud de gozar nuevamente “lo demás”. Y vino a suceder que un día su esposa le dijo: “Sé de un medio que puede servir en tu caso. Es un tratamiento que dura 10 días”. “¡Aunque dure 100! -clamó el desguanzado señor-. ¡Dime cuál es!” Enunció la señora: “El primer día ponte 10 gramos de sal entera en la lengua, y déjate ahí la sal hasta que se derrita. El segundo día ponte 20 gramos, y espera igualmente a que se derrita en tu lengua. El tercer día ponte 30 gramos. El cuarto día, 40. El quinto día 50, y así hasta llegar al décimo día, en el cual te pondrás 100 gramos de sal entera en la lengua y la dejarás ahí hasta que se derrita, igual que hiciste los 10 días anteriores”. Preguntó don Languidio, ilusionado: “¿Y con ese tratamiento a base de sal entera se acabará la disfunción eréctil que padezco?” “No -respondió llanamente la señora-. Pero la lengua te quedará rasposita rasposita”… ¡Qué barbaridad! ¡Así como a Pedro Infante le gustaban los besos mordelones, a la esposa del señor Pitocáido le agradaban los besos lametones! Por eso le recomendó a su marido aquel remedio de la sal… FIN.

Relevantes