24.9 C
Yucatán
domingo, julio 21, 2024
HomeNacionalPronunciamiento del Barzón sobre la crisis mundial

Pronunciamiento del Barzón sobre la crisis mundial

Date:

Noticias

Suicidio. Hablarlo no debe ser tabú

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas clínicas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre las señales de alerta del suicidio

¿Culpa por descansar? 

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas clínicas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre la terapia psicológica

Verifica la vigencia de tu credencial y ubica tu casilla para estas elecciones

Las elecciones en México se acercan rápidamente, marcando para...
  • LA CRISIS MUNDIAL DE LA ECONOMÍA Y LA SALUD, GRAN OPORTUNIDAD PARA AVANZAR EN LA TRANSFORMACIÓN DE NUESTRO PAÍS.
  • Comisión Política de El Barzón Nacional
  • La crisis mundial de la economía y la salud, gran oportunidad para avanzar en la transformación de nuestro país

• La crisis económica y de salud actual no se puede comparar con ninguna de las que afectaron a México en los años anteriores.

• Ésta es mucho más grave y el gobierno que elegimos la mayoría de los mexicanos, busca impedir que se resuelva evitando a toda costa debacles económicas o de la salud. Hoy, el reto es muy grande.

• Durante más de 40 años, México sufrió las consecuencias de una política que aprovechó la crisis económica mundial de los años 70, para imponer una estrategia a favor de la concentración del ingreso y el patrimonio en unos cuantos. Con una corrupción sistemática, se operó el abandono de las obligaciones del Estado (entre ellos la salud, la vivienda, el agua) y la venta de bienes estratégicos como el petróleo que financiaba ese gasto social. Esto propició la destrucción del tejido social y productivo, una creciente inseguridad como consecuencia de lo anterior e inaceptables rezagos económicos, educativos y culturales que seguimos padeciendo.

• Todas las crisis que vivimos en el pasado se aprovecharon por parte de la élite en el poder para aumentar la concentración de su riqueza. Nuestro gobierno con Andrés Manuel evitará que eso se repita. • El esfuerzo por parte del Gobierno de México, por empezar a aliviar los rezagos sociales y combatir el Coronavirus, así como fortalecer el gasto en seguridad social y recuperar la inversión pública, sólo será posible sin corrupción, y con una gran participación del sector social y el sector progresista de pequeñas y medianas empresas que colabore con gobierno elegido por la mayoría.

• Hoy tenemos dos opciones: se aplican las estrategias de gobiernos neoliberales anteriores, que imponían el costo de las crisis en las mayorías trabajadoras, campesinas y pequeños empresarios, o aprovechamos esta oportunidad para fortalecer a fondo nuestra economía y recuperar la patria para todos.

México enfrenta importantes retos, debido al impacto de la crisis económica mundial, acelerada y potenciada por la pandemia del coronavirus y algunos efectos visibles del cambio climático. Eso ha impactado en los ingresos públicos, la economía y el empleo a nivel global.

Ante la emergencia que representa el Coronavirus para la salud de los mexicanos, el gobierno de Andrés Manuel ha aplicado medidas puntuales que han sido respetadas y llevadas a cabo por la sociedad con gran responsabilidad. Esto, a pesar del clima de desinformación que promueve la paranoia y algunas fobias sociales, que apoyan grupos contrarios al gobierno, que buscan aprovechar el momento de incertidumbre para generar pánico e incluso incitar a saqueos y caos social. Debemos rechazar esas campañas que pretenden desestabilizar fortalecer a los beneficiados del sistema anterior.

Debemos asumir con la mayor responsabilidad social la crisis de salud (pandemia), y aprovechar la recesión económica que se avecina, para reconstruir y hacer efectivos los derechos sociales y económicos que hemos perdido. Tenemos la gran oportunidad de invertir y constituir un sistema de salud no para la coyuntura, sino para el país que queremos en un futuro.

También se requiere fortalecer el ingreso de los campesinos y el desarrollo productivo de la agricultura familiar con esquemas de aseguramiento en respuesta al cambio climático, como inundaciones o sequías; se deben aplicar precios de garantía y ampliar la compra gubernamental de productos del campo para garantizar el abasto a las urbes, y acabar con los grandes comercializadores que son los que elevan los precios de los productos en las ciudades.

Urge aprobar medidas para ordenar la informalidad del empleo en las ciudades, que aproveche la vocación comerciante de los mercados públicos para fortalecer actividades de distribución legal y eficaz de bienes básicos para las familias urbanas, y siente las bases de una alianza con el campo y la pequeña y mediana industria y los obreros de todas las actividades industriales y no industriales.

Así mismo, es preciso respaldar a quienes debido a la situación económica enfrentan problemas en el pago de sus hipotecas y deudas bancarias, principalmente con los grandes grupos financieros por todos conocidos. Urge la exigencia de que se atienda la situación de millones de familias cuya vivienda está en riesgo de impago, así como también la exigencia de que la banca privada debe contribuir a ofrecer soluciones viables y efectivas con los deudores.

Estas son algunas medidas que permitirían la recuperación sostenida de la economía y el empleo, así como la reducción de las importaciones y el impulso a la producción nacional, asegurando la estabilidad de precios de los productos básicos. Paralelamente, se debe poner en marcha una estrategia compartida por el sector El Barzón 4 de abril de 2020 3 social productivo y el gobierno (en todos sus niveles), para consolidar una infraestructura social que fortalezca el amplio espectro del bienestar social (salud, vivienda, empleo, etc.)

Por su parte, los gobiernos estatales y municipales deben contribuir a la recuperación económica, garantizando el suministro de los servicios básicos (drenaje, agua, basura, luz, etc.) así como la operación eficiente de los mercados públicos, la vigilancia de precios, apoyo a las instituciones de salud y principalmente brindar seguridad pública y certeza a la sociedad de que es posible salir de esta recesión.

Desde 1982, todas las crisis que vivimos las aprovechó el grupo en el poder (primero el PRI, luego el PAN) para abrir oportunidades a sus negocios y distribuir el ingreso a favor de unos cuantos. A partir de ese año comenzó la subasta de empresas públicas y un proceso de erosión del poder adquisitivo del salario que hoy representa menos del 70% del que se tenía en 1976, además de la sistemática reducción del gasto público y social. Hoy se trata de frenar esas estrategias e impulsar otras de carácter progresista con un enfoque hacia la soberanía, bienestar social y humano.

 Finalmente, se estima que una vez superada la pandemia, podría haber un repunte en la economía, apoyada por el incremento en los precios del crudo, pero no será algo sólido. Si queremos apresurar el crecimiento debemos impulsar, con apoyo del gobierno, nuestro sector productivo y comercial a partir de las pequeñas y medianas empresas, cooperativas y organizaciones que fomenten la economía local, contribuyendo a la economía estatal y nacional. De lo contrario, la salida de la crisis será lenta y tortuosa, con una fuerte competencia mundial entre países, en la cual la mayoría de las veces hemos salido perdiendo.

Por eso debemos aprovechar la oportunidad para construir un nuevo gran pacto social que garantice la transformación nacional, mediante el uso responsable de los recursos disponibles y el financiamiento, reduciendo el costo social de la pandemia y de la crisis, construyendo una sociedad democrática, con menos desigualdad, fuerte económicamente, productiva, incluyente y respetuosa del medio ambiente. chantzacan@hotmail.com

Relevantes