26.2 C
Yucatán
martes, abril 23, 2024
HomeMéridaPésimo gusto para vestir durante el Informe de Rolando Zapata bello

Pésimo gusto para vestir durante el Informe de Rolando Zapata bello

Date:

Noticias

Cosas que eclipsan nuestras vidas: un análisis desde la psicología

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre las cosas que eclipsan nuestras vidas

La esterilización

El MVZ Fidel León Sánchez, uno de los mejores veterinarios en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre la esterilización en las mascotas

La Mujer en el Diván

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre la mujer en el diván

¿Parque temático de ‘Dragon Ball’?

La productora japonesa de animación Toei Animation anunció este...

Por: Juan Pablo TOPETE QUIJADA

Desde siempre la moda ha sido un indicador de “status”, o quizá se podría entender de poder, como el alto del gorro de un chef indicando su mayor rango en cocina, o el traje de un ejecutivo en diferencia del overol del obrero, y de igual forma desde antiguo las clases “dominantes” se han servido de un vestuario indicador de su posición, desde las túnicas de babilónicos, los lujosos collarines de oro y piedras preciosas de los faraones y sin duda alguna, las elegantes vestimentas de los gobernadores romanos en lino adornadas con lujosos tintes marinos de Fenicia, llamadas togas y siendo distintivo de algunos de los cargos de mayor poder mundial del que se haya tenido registro en la historia, pues bien, hoy día las clases dirigentes quizá no se distingan demasiado de otro tipo de puestos, pues el gerente de una empresa puede vestir prácticamente el mismo traje que usaría un gobernador o un presidente.  Pues bien,  en esta región no podemos pasar de alto a los antiguos sacerdotes y gobernantes de las ciudades estado mayas, que en inscripciones jeroglíficas se han mostrado con báculo y grandes penachos como signo de su poderío, y en algunos casos una barba al mentón, y mas que al servicio del pueblo a la buena vida en base a la explotación del pueblo campesino, ¿acaso mucha diferencia de hoy día?, pues bien, lejos de la conquista o guerra hacia otras ciudades estado del preclásico o post-clásico mayas, ahora bajo la apertura democrática la vestimenta de las clases políticas ha evolucionado, y como en todo acto, puede haber outfits adecuados para la ocasión, en su defecto todo lo contrario, pues es normal ver personajes que antes de su toma de posesión no tenían buenos hábitos en vestimenta y que al ocupar el cargo confunden solo alguna marca con estilo, pues definitivamente no es lo mismo, y pues para bien o para mal afectará o beneficiará la imagen del candidato o gobernante ante la opinión pública, al menos de una forma inconsciente, y pues este 17 de enero en curso de acuerdo a la constitución yucateca correspondió al ejecutivo presentar los volúmenes del informe anual de gobierno, y siendo este un acto de tipo “oficial” requiere vestimenta adecuada, es decir, requiere traje en caballero y traje sastre en dama, donde se haría la sugerencia de usar guayabera o filipina para otros actos, como visitas a comunidades a sol abierto, de tal forma quedaría justificada dicha vestimenta, no así en un recinto climatizado para efecto de formalidad, entonces la recomendación sería traje en negro (formalidad), corbata en algún tono alusivo a su partido político, calzado en igual color en mate y calcetines oscuros y tapados por el dobladillo del pantalón, y repitiendo, dejar la guayabera para visitas a sol abierto, desgraciadamente pesa la influencia del priista Echeverría que como Ejecutivo Federal en los años 70`s empezó a hacer sus visitas oficiales al Sureste con esta prenda, útil, fresca, pero solo haciendo estilo en los momentos adecuados y, que de igual

La mala vestimenta fue el común denominador entre los diputados locales
La mala vestimenta fue el común denominador entre los diputados locales

forma hay que comentar sobre las damas en política, recordando a Ana Rosa Payán que en los años 90`s impuso el uso de hipil yucateco y/o terno para sus actos oficiales, donde la sugerencia hubiera sido algún buen traje sastre con motivos florales yucatecos “en la blusa”, y pues de esta herencia ahora se suele usar este traje típico en actos oficiales, de igual manera más recomendables para visitas a comunidades logrando desde la vestimenta empatía con la población, o como se dice ahora, un “rapport” textil, máxime si se trata de dar la impresión de un hipil apto para clima tropical con un suéter en color “friégame la retina”, donde lo ideal hubiera sido una “chalina” o mejor de una vez el típico reboso de mestiza, a la vez mostrando el absurdo de la frescura del hipil para el sol bajo un suéter para el fresco invernal, o también decir lo mismo de un vestido en durazno, con bellos encajes pero por lo mismo restando seriedad a la formalidad, con un simple peinado en trenza sobre la cabeza que se confunde con un suelto desmarañado, y de igual manera, que en acto oficial se recomienda maquillaje discreto y accesorios discretos, contrariamente a lo presentado por la mujeres en puestos de elección democrática presentes en el día, como también se ha visto con Doña Sarita Blancarte, presidenta del DIF estatal, que más parece modelo de pasarela de marca que funcionaria pública, ojalá algún día las clases políticas entiendan un poco mas de estilo para estar a la altura de cada acto, tal como merecemos los ciudadanos en nuestros hechos políticos de representación democrática, quizá tan horroroso como podría ser el uso de mandil y guantes sobre un smoking.

Relevantes