29.1 C
Yucatán
viernes, abril 19, 2024
HomeMéridaDE POLÍTICA Y COSAS PEORES.- Estadio inconveniente

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES.- Estadio inconveniente

Date:

Noticias

Cosas que eclipsan nuestras vidas: un análisis desde la psicología

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre las cosas que eclipsan nuestras vidas

La esterilización

El MVZ Fidel León Sánchez, uno de los mejores veterinarios en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre la esterilización en las mascotas

La Mujer en el Diván

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre la mujer en el diván

¿Parque temático de ‘Dragon Ball’?

La productora japonesa de animación Toei Animation anunció este...

¡Terror en Rusia!: Ataque en sala de conciertos deja decenas de muertes

Este viernes se registra la muerte de varias personas...

Por: CATÓN

Terminó el trance de amor en el Motel Khamagua, y Susiflor le dijo a su galán: “Tendremos que casarnos”. “Pero, mi vida -replicó él-, ¿quién va a querer casarse con nosotros?”… La vida empieza a los 40 años. También la artritis, las reumas, la ciática, la gota… El jefe del pelotón de fusilamiento sacó su espada para dar las órdenes de “Preparen, apunten, fuego”. Le dijo preocupado el condenado: “Tenga cuidado con esa arma. Podría lastimarme con ella”… Para mirar mejor las cosas hay que verlas con ojos inocentes. Fue un niño quien descubrió que el traje del emperador era su desnudez. Vi ayer en el periódico El Norte, mi casa de trabajo en Monterrey, la imagen del que será el nuevo estadio del equipo de futbol Tigres, de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Me deslumbraron la belleza y audacia del proyecto. Su diseño es una obra maestra de arquitectura. Cuando ese estadio se concluya será seguramente uno de los mejores del mundo, y un símbolo más de la grandeza de Monterrey. Yo amo a esa ciudad que tan generosamente me ha tratado siempre. Admiro la tradición de trabajo de su gente y el ímpetu creador de sus empresarios. Percibo un resurgimiento de aquel orgullo que mi querido tío Refugio, de corazón regiomontano, regiomontano de corazón, manifestaba cuando decía: “Estamos haciendo tantos hectolitros de cerveza… Estamos ampliando la Vidriera… Estamos produciendo tantas toneladas de acero; tantas de cemento y de cartón…”. “Estamos”. Expresión de espíritu comunitario. Miro ahora el paisaje urbano de Monterrey y veo por todas partes altos edificios en construcción; obras magníficas -el estadio de los Rayados una de ellas- que aumentan la ufanía de los regios por su gran metrópoli. No sé nada de urbanismo, y menos aún de urbanidad.

Por eso quizá falto al buen juicio y a la cortesía si expongo una inquietud respecto al nuevo estadio de los Tigres. Miro el proyecto y me pregunto si forzosamente debe realizarse sobre el cauce del Río Santa Catarina. No me inquietan las corrientes que eventualmente lleva el río: entiendo que su caudal puede controlarse ahora con los sistemas de regulación que se le han puesto. Lo que me preocupa es que, construido en ese lugar, el estadio haga más graves los problemas de vialidad que de por sí agobian ya a la urbe. Al margen de lo visible que será la obra si se hace ahí -parece que se busca esa visibilidad- ¿no traerá consigo inconvenientes graves un estadio para 80 mil espectadores construido junto a dos principalísimas arterias como son las avenidas Morones Prieto y Constitución? ¿No será difícil el acceso al estadio por esas vías, ya de por sí congestionadas actualmente en determinadas horas? Todo proyecto arquitectónico debe tener tres cualidades: una de orden técnico, otra de orden estético y una más -tan importante como las otras- de orden ético. La obra debe ser funcional, bella, y ha de tomar en cuenta el impacto que puede tener en la gente y en su entorno. Quizá se podría construir el estadio en algún otro lugar de la ciudad. Eso seguramente traería consigo menos riesgos, menor costo y más posibilidades de impulsar el desarrollo de otra zona urbana. Para juzgar del caso sería útil contar con el dictamen de profesionistas de la propia prestigiosa Universidad y de los colegios correspondientes. Desde luego mis opiniones son las de un indocto lego, pero un lego que ama profundamente a la ciudad de Monterrey y desea lo mejor para ella… En la fila de sospechosos la acusadora señaló a Babalucas: “Es uno de los cuatro hombres que me atacaron”. “¡Está mintiendo! -clamó él-. ¡Sólo éramos tres!”… El juez le preguntó a Capronio: “¿Por qué le propinó usted a su suegra un mamporro, puñete o molondrón que le dejó un ojo morado?” “Señor juez -respondió el incivil sujeto-, mi esposa no estaba en la casa, y mi suegra tenía las manos ocupadas. No era cosa de dejar pasar esa oportunidad”… Él: “¡Qué ardientes son tus labios, Messa Lina!” Ella: “Es que no me diste tiempo de quitarme el cigarro”… FIN.

afacaton@yahoo.com.mx

Relevantes