24.3 C
Yucatán
domingo, abril 21, 2024
HomeMéridaDE POLÍTICA Y COSAS PEORES.- Avergonzados

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES.- Avergonzados

Date:

Noticias

Cosas que eclipsan nuestras vidas: un análisis desde la psicología

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre las cosas que eclipsan nuestras vidas

La esterilización

El MVZ Fidel León Sánchez, uno de los mejores veterinarios en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre la esterilización en las mascotas

La Mujer en el Diván

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre la mujer en el diván

¿Parque temático de ‘Dragon Ball’?

La productora japonesa de animación Toei Animation anunció este...

¡Terror en Rusia!: Ataque en sala de conciertos deja decenas de muertes

Este viernes se registra la muerte de varias personas...

Por: CATÓN

La mujer de Afrodisio acudió a un consultorio. Le dijo al médico: “Vengo a que me saque un diente”. Le indicó el facultativo: “Se ha equivocado usted, señora. Yo soy ginecólogo. Si quiere que le saquen un diente debe ir con un odontólogo”. Precisó ella: “El diente es de mi esposo”… (No le entendí)… Dos cazadores se cubrieron con un cuero de vaca para poder acercarse sin ser vistos al estanque de los patos. Cuando llegaron no había ninguno. De pronto uno de los cazadores le dijo al otro: “¡Rápido! ¡Pásame el rifle!” Preguntó el otro: “¿Vienen los patos?” “No -respondió el primero-. Viene el toro”… A la novia de Babalucas le gustaba el ballet. Le dijo al tonto roque: “Te invito al Lago de los Cisnes”. Babalucas se presentó a la cita con atuendo de cazador y llevando su escopeta… Con tono solemne Capronio le manifestó al médico: “Doctor: soy hombre forjado en el sufrimiento. Estoy acostumbrado a los golpes de la vida. Puede decirme entonces la verdad: por muy dura que sea la arrostraré serenamente. Dígame: ¿es cierto que ya sanó mi suegra, y que mañana la dará usted de alta?”… Cuatro reos hicieron un plan para fugarse de la prisión, e invitaron a otro a que se les uniera. Les dijo éste: “Me encantaría escapar con ustedes, compañeros, pero allá afuera está mi esposa”… Una mujer llegó a las puertas del Cielo y le dijo a San Pedro que quería saber si ahí estaba su marido. “¿Cómo se llama él?” -preguntó el apóstol de las llaves. Respondió la señora: “John Smith”. “Aquí hay más de mil hombres con tal nombre -le indicó el portero celestial-. ¿Alguna seña particular?” “Sí -contestó ella-.

Antes de morir me dijo que se daría una vuelta en su tumba por cada vez que yo le hubiera puesto el cuerno”. “Ah sí” -dijo San Pedro. Y volviéndose a un ángel le pidió: “Dile al Trompo Smith que venga”… Aviso importante. Mañana aparecerá aquí “El Chiste Más Breve y Más Pelado en lo que Va del Año”. Es sumamente majadero. ¡No se lo pierdan mis cuatro lectores!… El cuerpo ha sido siempre motivo de recelo para quienes sólo piensan en el alma. Los hombres de religión lo han despreciado, lo han herido con azotes y cilicios. Según cierta etimología conventual la palabra “cadáver” se forma con la primera sílaba de los vocablos que componen la frase latina Caro data vermis: carne dada a los gusanos. En los colegios religiosos el cuerpo humano aparecía en las cartas anatómicas sin nada en la entrepierna, lo cual me provocaba angustia cuando niño, pues pensaba que a mí me había salido en esa parte una excrecencia que nadie más tenía. Era contradictorio el trato que los dueños de Dios daban al cuerpo: por una parte lo denostaban como a cosa baja y sucia, y por otra decían que era templo del Espíritu Santo. En tratándose de los pecados, los del cuerpo -la gula, la lujuria- son menos temibles y más débiles que los del alma. Se acaban con los años, igual que el cuerpo, su morada. En cambio los pecados del espíritu -la envidia, la soberbia, la avaricia- se acrecen al paso del tiempo, y sólo terminan con la muerte. Yo digo que debemos venerar al cuerpo como a cosa sagrada, y no pecar contra él privándolo de aquello que le corresponde por su naturaleza -el ejercicio de la sexualidad, pongo por caso- o maltratándolo con abusos o con vicios. El cuerpo humano es creación divina, y como tal hemos de respetarlo y guardarle consideración. En eso los paganos fueron más sabios que los teólogos. A mi pesar, sin embargo, debo reconocer que hay cuerpos que en ocasiones avergüenzan. La República entera se ruborizó al saber que el cuerpo diplomático en pleno cantó el Himno Nacional cuando el Presidente anunció que El Chapo había sido recapturado. Alguna vez se escribirá la Historia de la Ignominia en México, en 17 mil volúmenes, más los que se acumulen el día de su publicación. Esa larga crónica contendrá la reseña de tan bochornoso acto, y el mexicano que la lea volverá a sentir que se le cae la cara de vergüenza… FIN.

Relevantes

Previous article
Next article