24.1 C
Yucatán
domingo, julio 21, 2024
HomeMéridaCloaca municipal

Cloaca municipal

Date:

Noticias

Suicidio. Hablarlo no debe ser tabú

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas clínicas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre las señales de alerta del suicidio

¿Culpa por descansar? 

La psicóloga Sara Helena López Moreno, una de las mejores psicólogas clínicas en la ciudad de Mérida, Yucatán, nos habla sobre la terapia psicológica

Verifica la vigencia de tu credencial y ubica tu casilla para estas elecciones

Las elecciones en México se acercan rápidamente, marcando para...
Juan Carlos Morales. Foto de Progreso Hoy
Aun  no inicia la administración de José Isabel Cortés Góngora y el tufo de la corrupción comienza a invadir lo que será su próxima gestión con la designación de un delincuente como director de la Policía Municipal de Progreso, se trata de nada mas, ni nada menos que de Juan Carlos Morales Silva.
Para los progreseños el nombre de Juan Carlos Silva Morales es familiar, es sinónimo de corrupción, chantaje, extorsión y protección a todo tipo de mafias, iniciando con el narcomenudeo y terminando con el trasiego de combustible en el que también esta implicado el espurio alcalde electo.
Recordémosle a los progreseños quien es Juan Carlos Morales Silva.
Es aquel subdirector policiaco señalado por corrupto y delincuente durante la gestión de María Esther Alonzo Morales.
Tampoco hay que olvidar que Morales Silva alias El Popeye, también estuvo en la Policía Federal Preventiva, corporación de la cual fue corrido por sus vínculos con la delincuencia.
¿Así o mas claro?
Luis Alonzo
Pero las cosas no quedan ahí. Juan Carlos Morales no llegó por casualidad al equipo de José Cortés, tampoco fue un accidente o coincidencia, allá esta la mano de Luis Antonio de Jesús Alonzo Morales, alias El Loco.
Con la designación de Morales Silva queda de manifiesto, la mano sucia de Luis Alonzo, que como se recordará pagó a una serie de lideresas para que armaran un sainete a los empresarios Emilio Loret de Mola  y Mario Medina Peniche, cuyo único pecado fue incursionar en un mercado monopolizado y generar empleos decentes y bien remunerados para los progreseños.
Es así como los Alonzo Morales, decidieron enfrentarse a dos empresarios meridanos gente de bien acostumbrados a trabajar por el bien de los yucatecos.
Y tampoco hay que olvidar que el comandante Popeye, era uno de los que brindaban protección a las operaciones de trasiego de diesel en el Puerto de abrigo y estas justamente se realizaban frente a la congeladora de Cortés Góngora, que coincidencias.
Cortés Góngora y Morales Silva, ahora trabajarán juntos de nueva cuenta, ambos son empleados y títeres del obeso sujeto conocido como El Loco Alonzo.
Ahora los traficantes de combustible tendrán campo libre de acción bajo el manto protector de Morales Silva alias El Popye

Relevantes